20 jun. 2015

ESTATUA




No voltees –le dijo.
Demasiado tarde.
Sólo quedó un puñado de sal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario