9/3/2014

TERAPIA INFALIBLE

 

Por fin decidió ir al psiquiatra, un sueño recurrente lo despertaba a media noche y su aflicción era no poder recordarlo. Frente al especialista relató los hechos. Era evidente que su deterioro físico y mental por el pésimo dormir durante varios meses, lo tenían en un estado deplorable. El médico le indicó que tan pronto se despertase del mal sueño, anotara cualquier cosa que pudiera recordar. Lo citó en once días.  

El paciente le entregó a su psiquiatra una carpeta con el mismo número de hojas (una por cada noche que había transcurrido) el especialista las observó con sumo interés. Al poco rato le preguntó sin apartar la vista de los folios ¿Cómo se ha sentido últimamente?
-Igual- contestó el paciente.
-¿Y ya sabe…quién es él? -Preguntó con cautela el médico.
-No sé a qué se refiere- contestó el paciente.
-¿Desde cuándo tiene ese sentimiento? -¿A qué sentimiento se refiere doctor? -¿Entonces… no cree haber podido recordar nada de su sueño?
-No… absolutamente nada. 

El médico creyó necesario recetarle al paciente unos medicamentos que debería tomar diariamente antes de su próxima visita. -Inicie con estos- le indicó el psiquiatra tomando un paquete de una gaveta, el médico trató de abrir el envoltorio sin éxito. En ese momento volteó hacia su escritorio y vio el cortapapeles, después dirigió su mirada al paciente quién supuso que el galeno le pedía que le aproximase el instrumento. Éste se levantó y solícito le aproximó la herramienta punzocortante que le asestó varias veces en el cuerpo. 

El médico se desplomó en el suelo, sus últimos recuerdos fueron el texto fragmentado que había leído. 

ÉL ME PIDE QUE YO LO ASESINE CON SU PROPIO CUCHILLO

Con una última mirada al hombre sin vida, el paciente tomó la carpeta. Meticulosamente reorganizó el orden de las hojas y leyó pausadamente para sí:  

YO LO ASESINÉ CON SU PROPIO CUCHILLO… ¡QUE ÉL ME PIDE…! 

Salió del consultorio satisfecho de haber recordado su sueño.


20/9/2013

TODO ESO ERA YO

 

Era un día caluroso, sólo se veía un árbol en la lejanía, yo lo veía desde aquí, el árbol no tenía hojas, sus ramas en formas caprichosas estaban quietas y silenciosas. 

Yo no sentía miedo ni pena, sólo lo miraba como quien se ve en el espejo a través del tiempo, ¡con asombro! 

Yo también estaba quieta, me sentía muy pequeña, muy lejana, no hablaba, ni siquiera pensaba. 

Yo era parte de aquel día caluroso, de aquella lejanía, de aquel árbol sin hojas, de aquella quietud silenciosa. 
 
Todo eso era yo, porque yo ya estaba muerta.
 

Texto original publicado en “El Cuento” Revista de Imaginación
de Edmundo Valadés.
No. 47, Julio-Agosto 1971
Tomo VII – Año VIII
Pág. 207
 



6/8/2013

ESPEJISMO FRACTAL

 
 
¡Ya está a la venta ESPEJISMO FRACTAL!
 
Lilia Morales y Mori nos invita a un apasionante viaje por los senderos de la literatura abordando con gran acierto diferentes estilos literarios: Poesía. Haikú. Tanka. Soneto. Décima. Cuento y Ensayo.

Aunque la propuesta literaria abarca las inquietudes y sentimientos de los seres humanos. Es en el terreno de lo abstracto y del universo, el contexto en el que se fundamenta la obra.

La sección de Poesía, comprende 35 poemas de sutil belleza y sentimiento estético a través de la palabra. Destaca sobre todos el poema RABORÁ, que fue concebido como una obra de teatro para ser escenificada con la participación de siete personajes y un coro que representa al “Espíritu Humano”

Esta obra reúne principalmente los objetivos intelectuales, filosóficos, artísticos y emotivos que la autora se propuso para definir el pensamiento, el espíritu, las inquietudes y los sentimientos de un artífice, que contempla el universo desde una visión próxima al cosmos interior de su intelecto.

Más de 65 Haikús recrean la obra literaria que hace de su lectura una verdadera delicia intelectual para el alma y el espíritu.

Algunos Tankas, Sonetos y Décimas completan la parte poética de esta importante obra.

En la sección de Cuento, “El Mural de la Cantina” retrata de forma franca, abierta y divertida las peripecias de un pueblo donde todo gira en torno a un inusual letrero, que conmueve a la ingenua población masculina que se reúne cotidianamente en el interior de una cantina.

Mantiene en vilo al lector, el cuento “Terminal de Trenes” quién al final del relato descubrirá el tétrico escenario de los acontecimientos que terminan con un aterrador e inesperado desenlace.

“La Crónica” y “Huka-Yami” representan un gran acierto en la literatura de ciencia-ficción que con tan ágil narrativa nos adentran en esas fascinantes historias.

La autora concluye el libro con tres magníficos ensayos, que forman parte de su vasta colección de enigmas y acertijos intelectuales, en los que invita al lector a internarse por los vericuetos de pensamiento lógico para resolver un divertido y sesudo problema, no sin antes, mostrarle el camino adecuado para llegar a la respuesta.

Espejismo Fractal, es un libro para leer en los ratos de ocio y disfrutarlo durante mucho tiempo. “Que tenga usted una Feliz y Provechosa Lectura”


10/6/2013

End Titles of a Rock Dream-Instrumental



Texto original de Francesco Zanellato
Traducción poética de Lilia Morales y Mori


Ella mira la belleza nocturna de la luna
en la visión quimera de una rojiza luz.

¿Acaso la niña tiene miedo de soñar
cuando el espejo estalla en fragmentos explosivos
que muestran los colores de la ciudad?

A través del humo los recuerdos comienzan a desvanecerse
y creo recordar un desfile de cubos en las calles de Londres.

Entonces, veo maniquíes en un escaparate...
Si escucho con atención
yo puedo sentir la vibración de la ciudad que duerme.

Se escucha la música rock de un club nocturno distante.
Las notas queman mis venas esta noche.

Me muevo.
Aquí música de jazz...
allá música de una discoteca...
Bailando entre la multitud advierto que no estoy sola
pero a veces me siento atrapada en una cárcel
como un maniquí en un escaparate.

El ritmo nocturno se incrementa...
Ahora estoy sentada en un bar
bebo algo insípido
el cristal refleja una realidad distorsionada.

Tal vez no estoy aquí.
Quizás aún permanezco tumbada en el suelo.

En mi dormitorio permanece una vela encendida.
La música sigue sonando
y mis amigos me hacen sentir viva.

Ignoro si se trata de un sueño o no
pero definitivamente no estoy sola.

NOTA: Letra del tema musical “End Titles of a Rock Dream-Instrumental” Realización y composición musical por Francesco Zanellato. Realización del video por Lilia Morales y Mori


4/5/2013

VIEJOS HÁBITOS



Mirad la ciudad a lo lejos
inadvertido páramo encendido
entre las calles de su fuego eléctrico.

Nocturno mar de flujo luminoso
navío grotesco de horas volátiles como sus ecos
Babel de un laberinto involuntario
sombrías aguas de precarios aires.

¡Debe ser la muerte!
esa perversa muerte que sabe a humedad y polvo
esa maligna forastera que nos sonríe
en la hora suprema
de infaustas despedidas.

Más allá del cosmos habitado
que nos aguarda anhelante
con signos de ignotos ideogramas
trazados en las paredes de piedra
avenidas de graffiti que sangran pertinaces
como los espectros de una vieja taberna.

Mas, ¡qué peregrino camino!
acantilado de un piso de tierra
ruinosas y misteriosas huellas
crepúsculo de un rumor
crujir de cristales
viejos hábitos que renacen
al morir la tarde
con la fuerza de la costumbre.
 

15/3/2013

ALIOTH: NOCTURNO ADAGIO



Para Ana Muela Sopeña
Ilustre poeta del espacio-tiempo
 

ALIOTH: NOCTURNO ADAGIO

Alioth cósmico que enciendes los mares de Sagitta
Néctar de un eterno y tumultuoso lucero del Wezen
Adhara, ¡Virgen volátil! Zafiro intangible de Andrómeda.

Mizar de perpetua luz en la sombría soledad del ámbar Caelum
Ursa major, extinta danza carnaval de fuego, espejo fracturado de Sulú
Estrellas titilantes que encienden las bengalas del cielo cristalino del Dubhe
Lacerta de tierra inerte. Oquedad de cadáveres, tiempo sumergido en el ritual
Acuario noctámbulo, escombro de tinieblas, reloj de Cassiopeia.

Sirius florece en el jardín amatista de Crateris
Orión de voces disecadas, luciérnagas con alas de Pegaso
Perseo apasionado, ambrosía insaciable de tus labios, cabriola y rap
Errai tatuado en el vacío, espacio-tiempo, incesante pulsar de Tucanae
Ñandú de antiguo criptograma, caótico misterio en el delirio de kalañ
Astro liquidámbar, lenguaje ignoto que en el eco de tu voz se eclipsa.
 

30/1/2013

A VECES EL TIEMPO PASA



Averno fatigado de las horas
te vas
sin dejar huella
porque a veces
el tiempo pasa
y muero un poco cada día
cuando el mar
enmudece con las olas
que se alzan al vuelo
como un triste volar de las gaviotas.

La ciudad a lo lejos
ilumina los rincones
que transpiran con el brillo
de las alcantarillas
su tenue luz nocturna
porque ellas
no conocen del tedio
que se desgarra
en el concreto acerado de la noche
en el vértigo de las tinieblas
en las sombras que se ocultan con el día
en el designio imperfecto de mi alma.

Tras el cansancio
la aurora desfallece
con el dorado fulgor
que a la deriva
agita mis pensamientos
porque a veces
el tiempo pasa
y te busco
en el borde del espejo
junto al bisel del cristal
que besa con hielo
el fuego de mi boca.

¡Ah! de mis palabras
conjuro al tiempo
que se cuela entre mis dedos
con sonido austero
estrujando el paisaje
calamitoso de mis sueños
porque a veces
el tiempo pasa
y yo te espero
como siempre
en este mórbido lecho.

 

25/1/2013

NOCTURNO CIELO



Nocturno cielo que hoy descubro
arena de un desierto que escala la eternidad
encrucijada de bosques inhabitables
de cúmulos y galaxias
soles que se dispersan
en las profundidades de un mar impenetrable
fugaz meteoro como el azul del viento
destino vacilante
perplejo
irresoluto enigma.

Historias que acontecen sin un nombre
por que nadie las nombra
y todo ocurre donde la luz converge
en la espesura del tiempo
en el árido espacio
ausente de nidos de pájaros en la montaña
entelequias que se mueven con la fuerza de un tornado
retrato austero de soledad
vacío intangible de las cosas cotidianas
de los espejos que reflejan el silencio de la simetría
el rumor de las cuerdas
alas de un ave que vuela vigilante
trémula
discreta
como una brizna de polvo
que revolotea sobre mi mano
hasta que una ráfaga sutil del pensamiento
el vuelo cósmico la ahuyenta.

 

21/1/2013

AZUL (Homenaje al poeta Jorge Cuesta)



Azul
se disuelve el tiempo
fermento suspendido
en la alquimia de los siglos.

Azul
éxtasis de un mar sombrío
prisionero mutable del crepúsculo
errante bálsamo
esencia transitoria del ser.

Azul
espejo de fatuos pasadizos
melancolía del cristal
ardiente y lúcido reflejo
azogue volátil clandestino
suprema síntesis del firmamento.

Azul
adormecida luz
antorcha de fuego
polvorienta crisálida de las tinieblas
fantasma de un navío perdido en la inmensidad.

Azul
como el pensamiento que ilumina la palidez del cielo
vorágine de una centella
sibilino movimiento del tiempo
espíritu colmado de silencios
reflejo del recuerdo
lenguaje infinito de tus versos.

Azul
como el canto a un dios mineral
inorgánico rumor de la nube
ceniza volátil de los sueños
conjetura del intelecto.

Azul...
siempre azul
líquido cristal.
 

4/1/2013

AÚN LLUEVE



Afuera llueve
hace frío
las sábanas permanecen aún calientes
tu cuerpo ha dejado
su aroma en mi almohada
te abrazo en silencio
te recuerdo
miro en la ventana
aún llueve
sí...
te has ido.

29/12/2012

MI PRIMER POEMA



Verano de 1958
Monterrey N.L. México.

Cuando éramos pequeños, mis padres solían llevarnos al Centro Asturiano Español. Las mamás se reunían en un salón cerca del grupo de niños que se entretenían con juegos propios de aquella época y los papás se concentraban en otro salón donde tenían servicio de bebidas. Yo había estado jugando con algunos niños al juego de las sillas. Para quienes no lo recuerden, les diré que se colocan tantas sillas como niños menos uno.

Si éramos diez niños, se colocaban nueve sillas. Las sillas se disponían en hilera pero se alternaban de modo que quedaban alineadas asiento, respaldo, asiento, respaldo etc. Al ritmo de la música dábamos vueltas alrededor de la sillas y cuando la música se detenía, todos tratábamos de sentarnos, el que no lograba sentarse, se salía del juego. Sólo quedábamos otro niño y yo, cuando paró la música, a punto de sentarme, agarré la silla con fuerza y el niño en su intento se cayó al suelo. Y ¡claro! me descalificaron a mí. Después del incidente, las mamás organizaron otro juego que me pareció muy aburrido y me fui al salón donde estaban los señores.

En una de las mesas estaba mi papá con otras personas que observaban atentamente a un hombre mayor bastante circunspecto. A mí me llamó la atención el señor porque sus ojos notoriamente veían en direcciones opuestas. Un mesero había traído bebidas y botana y yo aproveché la situación para quedarme muy bien portada junto a mi papá. Algunos de los señores hablaban al mismo tiempo hasta que se hizo el silencio. El hombre de marcado estrabismo, quién tenía unos papeles entre sus manos, de inmediato comenzó a leer con tal tono de voz, que sentí que algo a nuestro alrededor vibraba notoriamente. Su voz aunque grave era muy melodiosa, y sus palabras estaban llenas de una musicalidad que embriagaba a tal grado que sentí deseos de llorar.

Después me dijo mi papá que ese señor era el gran poeta español PEDRO GARFIAS y que el poema que había leído se llamaba:


 “CUANDO ME TIRO DE NOCHE…”

Cuando me tiro de noche
en el ataúd del lecho
que es menos duro que el otro
porque ya sabe mis huesos,
me pongo a mirar arriba
los astros de mis recuerdos.
 
Aquél que se abrió de pronto
cuando todo era misterio.
El otro que se apagó
antes de sentirse abierto.
 
A veces grito iracundo:
aquí me falta un lucero,
aquí me sobra una estrella.
¿Quién hizo este firmamento?
 
Una voz piadosa dice
que no es cielo si no techo.
—Por mi vida, grito yo,
dejadme saber mi sueño.
Donde yo pongo los ojos
todo es cielo—.

Ese glorioso día descubrí la poesía.

Una semana después intentaba escribir algo que pudiera ser tan sonoro y emotivo como el poema de Pedro Garfias, pero lo único que lograba era garabatear palabras sin sentido sobre una hoja en blanco. No podía concentrarme porque a lo lejos se escuchaba música de un radio que alguien tenía a todo volumen. Así que me metí a mi refugio favorito: el closet. Era un cuarto lo suficientemente amplio como para sentarme sobre unos almohadones con las piernas bien estiradas. Había resuelto el problema del ruido, sin embargo, la ropa frente a mí que colgaba de los ganchos, alejaba mis pensamientos de algunos de los versos que aún recordaba con vívida intensidad.

Me levanté y desplacé hacia ambos lados la ropa dejando sólo a la vista la blanca pared. Nuevamente me senté entre los almohadones y cuando me disponía a escribir algo se fue la luz. Cerré los ojos con fastidio y cuando los abrí, algo espectacular, colorido y animado se movía en la pared. Entre aterrada y sorprendida, trataba de entender lo que mis ojos veían. Después de un rato, no daba crédito, incluso traté de ponerme de cabeza porque la imagen que reconocí estaba al revés. Era una visión exacta de la ventana de la recámara, con todos los detalles que siempre solía ver a lo lejos y, el nítido paisaje de un árbol frondoso moviéndose por el viento.

Sin apartar la vista de la pared, me dí cuenta que una figura se movía en esa especie de insólito cinematógrafo. Era Manuela al revés, la muchacha del aseo que había entrado a la recamara. Estuve a punto de reírme cuando se abrió la puerta del closet. ¿Qué haces aquí, y por qué tienes tanto desorden? No terminaba de hacerme preguntas cuando le dije, ve la pared. ¿Qué vea qué? La pared. Pero en la pared ya no había nada, seguía siendo tan blanca como siempre.

Esa reveladora imagen fue el impulso creativo que me permitió descubrir la solitaria compañía del quehacer literario que me ha acompañado toda mi vida.

A la edad de doce años escribí mi primer poema:


UN MUNDO AL REVÉS
 
El viento mueve las hojas
de un frondoso árbol
y a lo lejos
las casas están al revés
todo
absolutamente todo
está al revés.
 

La ilusión de mi cinematógrafo me duró algún tiempo, hasta que en la secundaria, estudiando la materia de física, en el capítulo de óptica, descubrí que mi refugio favorito era una cámara oscura, o un gigantesco ojo donde la luz del sol al entrar por la ventana, actuaba como el cuerpo luminoso y la cerradura de la puerta era el orificio por donde los rayos luminosos penetraban oblicuos, invirtiendo la imagen que era proyectada en la pared.

25/12/2012

DORMIRÉ ENTONCES



Adormece la luz en la desnuda fronda
el viento marchita las flores de los sueños
se derrama de verde el camino
con un purpúreo dolor de encrucijada.
 
Aguas mágicas evocan el fuego
de una silenciosa tumba cubierta de sombras,
titilantes luceros permanecen atrapados en la noche
y niegan la muerte que a su paso llora.
 
Despiertos los astros se desploman
sobre el mundo cubierto de bruma,
gris suplicio que se vuelve eterno,
gélidas ruinas construyen la memoria.
 
Olvidar… tal vez sería posible
más la historia se repite
marcando con sangre la piedra
que se jacta de ser condescendiente.
 
Perecederas mis manos
atrapan del vacío la nada
y evocan con nostalgia la esperanza
de un sentido que nos brinde la alegría de las formas.
 
Dormiré
tal vez… entonces
un profundo sueño
en la noche más hermosa del olvido
que destierre para siempre este recuerdo.
 

19/12/2012

DOLOR DE CADA DÍA



Mansedumbre…
amaneceres de sombras
tormento de un sol atribulado
tinieblas del viento
negrura que se adhiere a la nostalgia
pesadumbre de un vacío silencioso.
 
Dolor de cada día
hambre que se sacia
con migajas
frío que se cubre
con escombros
infierno fatigado de pesares
perenne congoja
cadavérico averno del tiempo.
 
Dolor de cada día
mancha del infortunio
entreverada en la nada
en la ausencia de quién lo olvida
y lo pasa de largo
como el aire cotidiano irrespirable
donde sangran los ríos
que lavan las penas del pasado
y nutren inmutables
los desvelos fortuitos del mañana.
 

11/12/2012

SILENCIOSO PAISAJE



Vaga en el paisaje
de lejano puerto
un laberinto caprichoso
que me incita
con agua embriagadora
a beber el cristal
caudaloso de los mares.
 
Y sublime
en el centro
un pequeño farol
apenas encendido
se suspende del firmamento
donde el silencio
envuelve la monotonía
jubilosa de las constelaciones.
 
Indiferente
me observa
dormido entre las flores
un sueño
que a veces sueño
en un lejano puerto
cuando tocan los clarines
de viajeros horizontes.
 
Y yo te veo
y te pienso
y te sueño
en el paisaje
del lejano puerto
de agua embriagadora
que a veces bebo
cuando en mi sueño
el cristal caudaloso
de los mares
vaga dulcemente
en mi silencioso paisaje.

 

5/12/2012

¿DÓNDE SE HA IDO EL ENANO?



¿DÓNDE SE HA IDO EL ENANO?





Examina la primera imagen con 15 enanos. Está dividida en tres partes Si cambiamos de lado las dos partes de arriba, solo nos quedan ¡14 enanos! ¿Dónde se ha ido el enano que falta?

...Einstein dio una buena explicación y analogía con la vida real acerca del significado de la palabra cuántica y cuantos. En su libro “La física, aventura del pensamiento” dice que por ejemplo en una mina de carbón la producción puede variar en un modo continuo, si aceptamos cualquier unidad de medida por más pequeña que sea, es decir podríamos decir que se produjo un granito más de carbón que ayer. Lo que no podemos hacer es expresar la variación de personal en forma continua, no tiene sentido hablar de que se aumentó el personal en 1,80 persona, es decir la medida de la cantidad de personal es discreta y no continua.

Otro ejemplo, una suma de dinero solo puede variar de a asaltos, discontinuamente. La unidad mínima para el dinero es el centavo. Decimos entonces que ciertas magnitudes cambian de una manera continua y otras de una manera discontinua o discreta, o sea por cantidades elementales o pasos que no pueden reducirse indefinidamente. A estos pasos mínimos e indivisibles, se los llama cuantos elementales de la magnitud en cuestión. Es evidente que al aumentar la precisión de cómo se realizan las medidas de cualquier tipo de magnitud, unidades que se consideran indivisibles dejen de serlo y adoptan un valor aún menor. O sea ciertas magnitudes que se consideran continuas pueden tener una naturaleza discreta.

El fragmento del texto anterior que alguien publicó en Internet y que conservo desde hace tiempo me parece un buen argumento para tratar de explicar el tema de la desaparición del personaje en el genial diseño de Pat Patterson, aunque fue Sam Loyd, (1898) quién se internó por primera vez con gran habilidad y extraordinario ingenio en el meollo de estos sensacionales enigmas. En efecto, la cantidad relativa a las personas es discreta, es decir discontinua. Aunque tratándose en este caso de un diseño gráfico pareciera que aquí el concepto anterior carece de veracidad. No obstante no es así, Si alineamos tal cual como se ilustra en el siguiente diseño las fotos de 14 amigos nuestros y hacemos el corte y el desfasamiento del sector superior observaremos efectivamente que hay 15 personajes, de los cuales ninguno es conocido nuestro porque lo cierto es que al hacer el corte central y el intercambio de segmentos las 14 personas originales ya no existen, ahora hay 15 personas mezcladas en dos fragmentos de cuerpos notoriamente modificados.

Sin embargo, esta experiencia de pasar de un concepto real (las fotos) a una percepción abstracta nos permite percatarnos de que tanto la primera como la última figura carecen de sustento inferior como superior, es decir: la primera es autónoma sobre la línea de corte y la última es autónoma bajo la línea de corte. No obstante, y observe con atención, ambos sectores (en el de 15 personas) superior e inferior, cada uno contiene 14 elementos, algunos muy sutiles, pero esto evidentemente NO se ha modificado. Incluso en el diseño de una diagonal menos pronunciada haciendo un doble desfasamiento podríamos hacer “desaparecer” a dos individuos.






Otra sencilla explicación tomada de la mano de las matemáticas sería suponer que en el caso de la primera figura (14 elementos) el punto de origen para comenzar a contar a los enanos es desde el primer personaje. En el segundo gráfico, también comenzamos a contar desde el primer personaje, salvo que aquí el conteo termina en otro sector espacio-tiempo, el desfasamiento de ambos sectores se ha modificado incrementando los elementos reales. Ahora son dos sectores espacio temporales los que intervienen en las relaciones del nuevo diseño y le corresponde a nuestra percepción cualitativa y cuantitativa maravillarse de este fenómeno que como explica la física cuántica en los seres humanos no se puede dar. Sin embargo, nuestro cerebro y nuestra capacidad intelectual son capaces de crear este tipo de situaciones espacio temporales y quiero creer como un vestigio de algo que quedó en la memoria del universo y que pronto estaremos en la capacidad y posibilidad de rescatar.

3/12/2012

PERIFERIA DE UN OCASO


 
Veo sin remordimiento
que la triste vida
fluye
En la periferia de un ocaso.
 
Y así
acontecen mis días
sin tribulaciones
en el mar de oquedades
que se lleva la corriente
tumultuosa de los seres.
 
Más esta dimensión
de vientos silentes
que opaca
la sustancia etérea
se aleja vertiginosa
a otros firmamentos
menos densos
más iridiscentes
de lunas eternas
en el cálido sopor de la memoria
que todo lo contiene.

 

29/11/2012

EL RITUAL DEL AGUA



Se desliza líquida
como una fuente
que nace en las tinieblas
solitarias de tu cuerpo
el agua fresca
sedienta de tu piel.
 
Y bebe
ávida
la geografía
de tu desnudez crepuscular
en los amaneceres
de latitudes tormentosas
como los días de lluvia
con el aroma impregnado del musgo
y la bruma del rocío matutino
que se precipita
gota a gota
sobre la límpida pureza
del agua.
 
Como un cuenco
de aromas
son las manos
que te contienen
en las flores campana
y las orquídeas violeta
para beber
como fresco cántaro
la dulzura del almíbar
que baja de la montaña
serpenteando entre las rocas.
 
Bajo el follaje verde
a la sombra
de un paraguas del paisaje
los hongos blanquecinos
se dispersan en la humedad
del trémulo encaje
que se viste del otoño silvestre
con el agua del manantial
cuando se evapora
la nube gris
sobre la tupida fronda.
 
Llueve
la húmeda savia
que engendra la vida
en la tierra mojada
los días interminables del estero
mientras las aves acuáticas
esperan que escampe
el ritual del agua
para devorar en las charcas
los infaustos cadáveres.
 

27/11/2012

TEORÍA DEL CAOS


 
Nacer
Vivir la vida
Hacer el amor
Ver el tiempo pasar
Morir.
 
Todo le pertenece
a la teoría del caos.
 
Esos comportamientos impredecibles
alojados en un mínimo espacio
registran la existencia
de todos los acontecimientos
vividos
ignorados
ajenos
apenas presentidos
en el fiel registro de la memoria
de la energía
de la materia
de todos los sistemas dinámicos
caóticos de nuestro ser.

19/11/2012

EL RITO


 
SONETO
 
Es de tu espejo, la luz de agua ahíto
albor que se refleja en la deidad
candela que estremece en vanidad
con canto alegre cuando inicia el rito.
 
Y como un cristal se humedece el mito
cuando la sombra envuelve la ciudad
con el reloj de mar la claridad
el cielo azul que mana al infinito.
 
Es la música un plácido universo
de amantes que suspenden en el cosmos
el placer que se oculta en el reverso.
 
E implora el ave al sol que abrazamos
como un suspiro en el cristal del verso
el vasto sueño que un día anhelamos.

17/11/2012

BREVE ROMANCE



El amor es como el día
a veces lleno de sol
y otros tan nublado como el gris plomizo
de las hojas que mueren en el árbol
cuando el viento las arrincona
entre los vericuetos intransitables
de mi triste desconsuelo.
 
Es tu ausencia
en el breve romance
capullos renacidos como el fulgor de la noche
que adormecen bajo el ímpetu de la carne
cual terso almizcle de un perfume
que empieza lentamente a desvanecerse.
 
Vestidura de marfil impenetrable
de frío semblante
en el tiempo de la vigilia
donde danzan alrededor del fuego
faunos y medusas
máscaras ocultas de un pasado
que exhala la sombra de los fantasmas
entre las rendijas del recuerdo
de un paisaje de hirientes visiones.
 
El amor es como el día
a veces lleno de sol
de un sol que se refleja en el espejismo
matinal de la aurora
donde duerme el ropaje mutable
de un soplo esculpido en la niebla
presagio de un jardín
luz tallada en el fuego
de un cristal perene
marejada de sueños que contienen
el crepúsculo precario del tiempo
que siempre muere al caer la tarde.
 

10/11/2012

AMOROSO PAISAJE



Amoroso paisaje
que a mis ojos te nombra
suspiro verde de las acacias
reflejo irresistible
casi ámbar
casi luz
en el espejo fugaz
del cristal de la mañana.
 
Tintinean las voces
del rocío
con gotas perladas
como tus húmedos besos
profundo sueño
de las noches frías
de las estrellas templadas
con el fuego de una caricia
que se enciende al pie de la hoguera
y se apaga
cuando inicia el alba.

 

9/11/2012

MÁGICOS Y DIABÓLICOS


Artículo publicado en la revista "Fases" en septiembre de 1989
en Veracruz, Ver.


¿Quién no ha sido alguna vez víctima del irresistible encanto de los cuadrados mágicos?

Recuerdo aquella ocasión cuando pretendía encontrar una nueva “cara” para mi “caleidoscubo” (juego matemático constituido por 16 cubos que, integrados en una base cuadrada, permiten la formación de seis planos o superficies de 16 recuadros cada una, en las cuales se plantean acertijos de composición específica y variable solución)

Cinco de las caras del caleidoscubo tenían diseños que, obedeciendo a las reglas de los espacios polivariantes, permitían encontrar diversos atributos de forma, figura y color, sujetos al reordenamiento de los 16 recuadros integrados en la superficie de un módulo de 4X4 cuadros.

Un ejemplo de esto lo podemos ver en la cara denominada “Los dos colores” si intercambiamos respectivamente los cuadros de la fila 3 a la fila 4 y los de la fila 2 a la fila 1, encontramos de manera sorpresiva que la figura básica ha cambiado de color.


Diseños similares presentaban las cuatro caras restantes y para completar la sexta cara del caleidoscubo pensé que resultaría interesante elaborar un sencillo diseño exclusivamente con números. Así y sin saberlo, me iniciaba en ese momento en el fascinante mundo de los cuadrados mágicos.

El planteamiento consistía en colocar números enteros del 1 al 16 respectivamente, en cada uno de los recuadros de tal manera que, sumando cuatro números determinados dieran siempre 34. ¿Por qué 34? Porque sumando cada uno de los números del 1 al 16 dan 136 que divididos entre 4 resulta lo que será la constante 34. Ahora sólo faltaba encontrar la solución que permitiera satisfacer esta constante en el mayor número de variables lógicas repetidas en todas sus simetrías posibles, el resultado fue el siguiente:


(Cada una de las horizontales, verticales y diagonales, más cada una de las cuatro letras iguales suman 34. Observe la posición de las letras iguales y su arreglo en el módulo 16, encontrará que presentan una estructura lógica y armónica en el interior de los 16 recuadros)

Encontré 28 arreglos lógicos, en los cuales cuatro números estratégicamente posicionados en el módulo satisfacían la suma de 34. Me disponía a buscar otra alternativa capaz de aceptar un mayor número de posibilidades cuando casualmente me encontré con la página 97 del libro “El hombre que calculaba” del autor Malba Tahan, donde hablaba de los cuadrados mágicos y diabólicos.

Me impresionó sobremanera encontrar algo que yo planteaba como una idea original. Naturalmente lo tomé con calma. Me senté tranquilamente y leí los siguientes fragmentos: “…Es oscuro el origen de los cuadrados mágicos. Antiguamente se atribuían a ciertos números propiedades cabalísticas y, era muy natural que vieran cualidades mágicas en la especial característica que poseen estos cuadrados…”

Los matemáticos chinos que vivieron 45 siglos antes de Mahoma, ya los conocían. Los antiguos magos de Persia pretendieron curar aplicando un cuadrado mágico en la parte enferma, siguiendo el conocido principio: “primum non nocere”. Sin embargo, es en el terreno de la matemática donde el cuadrado mágico constituye una curiosa particularidad.

Cuando un cuadrado mágico presenta ciertas características como, por ejemplo, ser susceptible de descomposición en varios cuadrados mágicos, lleva el nombre de hipermágico. Entre los cuadrados hipermágicos se pueden citar los diabólicos. Así se denominan los cuadrados que continúan siendo mágicos cuando trasladamos una columna que se halla a la derecha hacia la izquierda, o cuando pasamos una línea de abajo hacia arriba.

Mi intención había sido honesta, no obstante el hallazgo en vez de desilusionarme me entusiasmó muchísimo, y a partir de ese momento, mi interés por los cuadrados mágicos se volvió un reto.

Pasaron un par de semanas cuando tomé mi libreta de notas. Me dispuse a observar detenidamente el acomodo de los números que había encontrado para los 16 recuadros del caleidoscubo y descubrí con pesar que la solución correspondía simplemente a la de un cuadrado mágico. En ese momento me pregunté si habría sólo una solución que lo caracterizara como diabólico. Me intrigaba hondamente cómo una persona tan remota, seguramente tan misteriosa como el cuadrado mágico, hubiera llegado a tan excelsa combinación y armonía numérica.

Sin encontrar respuesta a mis preguntas, me quedé viendo fijamente la figura del cuadrado diabólico de loa página 97. Al principio los números no me decían nada parecía como si hubieran sido colocados sin guardar entre ellos relación alguna. Mas al poco rato, una sensación de “tono” saltó a la vista. Pares de números “pesados”, guardaban equilibrio alternado con pares de números “ligeros”, de tal forma que, si los números fueran estructuras geométricas, estas quedarían entrelazadas magnéticamente en una estrecha unidad integradora.

Así apareció ante mí el recuadro de oscuro origen y remotas propiedades cabalísticas. De inmediato procedí a analizar el valor numérico de los pares y sus relaciones de equilibrio entre ellos.


 
 El acomodo de los pares de números “ligeros” con el de los pares de números “pesados”, se presenta tanto horizontal como verticalmente de forma alternada en ambas direcciones, con lo cual se establece una estrecha e inquebrantable simetría de valor unificadora. Esto es más fácil suponerlo si nos olvidamos por un momento del valor numérico del cuadrado, y pensamos que los pares de números son piezas independientes factibles de ensamblarse. O mejor aún, pensemos que los pares de números son colores, esto quiere decir que necesitaremos cuatro colores diferentes para colorearlos, por ejemplo:

* Amarillo para los pares de números “ligeros” horizontales.
* Azul claro para los pares de números “ligeros” verticales.
* Rojo para los pares de números “pesados” horizontales y
* Rosa para los pares de números “pesados” verticales.

Al producirse la mezcla de los colores que se superponen se obtiene el siguiente diagrama.


A simple vista tenemos que se ha establecido un equilibrio dinámico del color, y por si esto no fuera suficiente, los datos del tercer cuadro nos muestran los colores comportándose como números pareados en cuanto al valor numérico, que se sujetan fuertemente a una recta imaginaria, la cual pasa siempre por el centro. Número y color, en ambos casos, fundamentan el equilibrio dinámico e integrador de la magia del diabólico cuadrado.

El cuadrado mágico-diabólico acepta 86 combinaciones lógicas en la sumatoria igual a 34, y éstas se pueden incrementar tantas veces como se muevan las columnas o filas al extremo opuesto. Todo esto puede ser muy interesante, sin embargo, aún quedan pendientes dos cuestiones: a) ¿Cómo se pudo llegar a tan excelsa combinación y armonía numérica? y b) ¿Existe sólo una solución para el cuadrado diabólico? Quizá esto no lo llegue nunca a saber, (*) pero al menos pretendo encontrar una relación de cómo pudo haber ocurrido.

Acomodemos los 16 números de la siguiente manera: del 1 al 8 en fila corrida, y debajo de ellos respectivamente de derecha a izquierda, del 9 al 16 como se ve en la siguiente figura.


Si trazamos arcos de unión concéntricos entre pares de números, y estos a su vez los relacionamos diagonalmente con los de la segunda fila, de tal manera que se alteren las uniones diagonales, podemos observar que se dan automáticamente los pares de números “pesados” y los pares de números “ligeros”. Ahora, ¿cómo saber qué pareja tomar primero para acomodar en el cuadrado? Parece lógico escoger primeramente el par central, que se llevará con él a sus acompañantes diagonales. Inicialmente hemos colocado los primeros cuatro números en el cuadrado. El siguiente paso es “equilibrar” el procedimiento anterior, por lo tanto, los elegidos son el 16 y el 9, que son los opuestos extremos inferiores, y éstos “jalarán” a su vez a sus diagonales correspondientes.

Hemos colocado ya ocho números en el cuadrado. A continuación, siendo congruentes con esta misma lógica, tomamos los pares extremos superiores que se llevarán consigo a sus diagonales y, finalmente, terminaremos tomando de manera opuesta que al principio el par central inferior, que también “jalará” a sus correspondientes diagonales. Y así, todo queda bellamente engranado, magistralmente místico, sensacionalmente mágico. O si usted lo prefiere, digamos que se intuye en todo esto, la microscópica armonía, fuerza y magnetismo de todas las estructuras numéricas del universo, o simple y llanamente la innata capacidad creativa del hombre.

¿Cree usted que hay sólo una solución para este cuadrado diabólico? Sería una pena suponer que sí. ¿No cree? Pues hay otra solución, tan encantadoramente diabólica como la de la página 97. Fue fácil llegar a ella. Se me ocurrió acomodar ahora los números pares en fila corrida del 2 al 16, y debajo de ellos, respectivamente de derecha a izquierda los números nones del 1 al 15. Tracé arcos de unión, repitiendo exactamente el mismo procedimiento. Cuando los 16 números quedaron colocados en el cuadrado, pude comprobar que obedecían al acomodo de un hermoso y sencillo cuadrado diabólico, hijo legítimo del hipermágico original.


LOS FRUTOS DEL TIEMPO

Unos meses después, cuando la felicidad del cuadrado mágico de 16 casillas se volvió nostalgia, me propuse retomar el tema y decidí buscar la solución del cuadrado mágico de 25 casillas. Y para mi fortuna o para mi desgracia, en esta ocasión nunca llegué a tener una página X que me auxiliara en tan abrumadora pero excitante empresa.

Lo primero que se me ocurrió, es suponer que los números deberían guardar entre sí una simetría cartesiana, donde el 13 estaría obligadamente en el centro. (Es obvio que ahora la constante de la sumatoria es 65 y que el número de combinaciones será mayor) El razonamiento de la simetría cartesiana fue gratuito, ya que se daba solo, es decir: si analizamos la siguiente figura, vemos en el ordenamiento natural de los números del 1 al 25 del cuadrado, 20 combinaciones lógicas posibles, las cuales satisfacen la constante 65.


Sin embargo, faltaban algunas sumatorias verticales y horizontales, lo que me hizo suponer que cambiando algunos números y conservando entre ellos su original simetría cartesiana, todo quedaría resuelto. Pero esto no ocurrió así de fácil. Tampoco era factible recurrir al razonamiento empleado en la solución del cuadrado mágico de 16 casillas, ya que este modelo requiere emplear series de números pares y series de números nones.

Insistiendo con la idea de la simetría cartesiana en la siguiente figura podemos observar el 13 aislado del conjunto de pares de números, por lo que le asigné a este número el punto de origen del eje de coordenadas, por su parte, los números pares podrían ser colocados en lugares opuestos equidistantes al eje. De tal manera que existiera entre ellos una simetría cartesiana.


A partir de este momento todo fue cuestión de mucha paciencia. Finalmente apareció el cuadrado mágico de cinco casillas, pero desalentadora y simplemente mágico. Por lo tanto, fue necesario descartar el método anterior.


Después de unos días de darle vueltas al asunto, una afortunada y sencilla idea me condujo finalmente al hallazgo del tan anhelado cuadrado diabólico. En principio, opté por reducir al máximo posible la inmensa cantidad de combinaciones que existen en el ordenamiento de los 25 números del cuadrado. El método de la simetría cartesiana había reducido considerablemente la cantidad de combinaciones, al trasladar pares de números, desafortunadamente, el sistema pareado de la simetría cartesiana no cumplió con el objetivo fundamental, y por lo tanto, era necesario encontrar un artificio que permitiera disminuir al máximo el excesivo trabajo que genera la inmensa cantidad de combinaciones en el ordenamiento de los 25 números.

La idea del artificio no se hizo esperar. Y es así como surgió el cuadrado diabólico de las cinco vocales. Como es de suponer, en el cuadrado de las cinco vocales no hay que sumar nada sólo se requiere encontrar siempre las cinco vocales en cada uno de los lineamientos que determinan una secuencia de combinación lógica. Esta característica se da al menos en 30 secuencias lógicas.


A partir de este momento, empleando el artificio del cuadrado de las cinco vocales, el trabajo se redujo notablemente. Los números del 1 al 25 corresponderían a vocales arregladas de la “A” a la “U” en cinco secciones, como se ve en la siguiente figura que denominé: Tabla Básica.


  En la figura de la izquierda está representada la Tabla Básica (cuadro superior) y la Tabla de Ajuste de Coordenadas (cuadro inferior). A la derecha el cuadrado de 25 casillas que estamos formando. 
 
Para completar el correcto funcionamiento de la Tabla Básica, requerí de otro esquema que me indicara cuáles lugares del cuadrado eran ocupados en sus respectivas coordenadas. A este gráfico lo denominé Tabla de Ajuste de Coordenadas. Con estos elementos se puede ya iniciar la búsqueda del cuadrado diabólico de 25 casillas. Veamos un ejemplo: Para llenar los números de la fila “f” el cuadrado de las cinco vocales nos dice que debemos tomar primero una “A”. Tenemos cinco números “A”. Tomemos arbitrariamente el que corresponde al 21-A, e indicamos este valor con un recuadro en la Tabla Básica, y con un círculo de color en la Tabla de Ajuste de Coordenadas, marcando su posición tanto en la columna “a” como en la fila “f”.

Finalmente, colocamos el 21 en el primer recuadro del cuadrado que estamos formando. La segunda letra del cuadrado de las cinco vocales es la “i”. Volviendo a la Tabla Básica, nos dice que las “i” de las cinco secciones están disponibles, pero la Tabla de Ajuste de Coordenadas nos indica que el lugar de la fila “f” de la última sección se encuentra ocupado, por lo tanto debemos tomar la “i” de cualquiera de las otras cuatro secciones.

Cuando solamente falta un número para completar una fila o una columna, es necesario hacer la sumatoria que determine el número que resta para la constante 65, si dicho número no ha sido ocupado, se puede seguir adelante.

Con este sencillo procedimiento y un poco de paciencia, obtuve finalmente el tan anhelado cuadrado diabólico de 25 casillas. ¿Sencillo, verdad? ¿Por qué no intenta usted encontrar el cuadrado mágico-diabólico de 36 casillas? Créamelo, es divinamente mágico y encantadoramente diabólico.

(*) Algunos años después, cuando internet se encontraba en sus inicios, encontré una extensa publicación con todos los cuadrados mágicos y diabólicos para el cuadrado de 16 casillas.  

8/11/2012

AL SON DE UNA COPLA



SONETO
 
Será cuando llegue la primavera
de mi cuerpo fugaz este deshielo
sueño que aligera del canto el vuelo
luz del alba que un día yo perdiera.
 
Romperá la noche de añil certera
el nevado rostro que como un velo
de blancas aves perfumando el cielo
hallarán la estrella que nunca muera.
 
Yerto cristal del mármol me contempla
sol de roca que el fuego descongela
agua de mar que gélida se templa.
 
Como una ráfaga ingrata que me hiela
las sombras ríen al son de una copla
la dicha del amor que mi alma anhela.

 

7/11/2012

EL JARDÍN DE LOS LUCEROS


 
¿Recuerdas cuando florecen
del barro las mariposas
en el jardín de los luceros?
 
¡Aquellos cántaros llenos de flores!
como suaves campanas que tocaron el cielo
bajo la sombra fugaz de los almendros.
 
Caricias moldeadas en el torno de tus manos
arcilla dúctil de tus besos
sueños bruñidos en la tierra de antaño.
 
Ánforas que guardan la luz del recuerdo
cuencos de sándalo
morteros de fuego.
 
Canto de un pájaro
que se rompe en la noche
pedazos de nardos… aromas del tiempo.